El alcalde de El Ejido ya no está imputado: ¿debía haber dimitido cuando se lo pedían?

Tomás López · Almería

 300714

Es uno de nuestros caballos de batalla desde que nació Almería Al Día: que la política y todo lo que la rodea se dote de la gran cantidad de coherencia y respeto a las formas, a los procedimientos, a la justicia y sobre todo a las personas que le falta.

En diversos casos hemos hablado de la necesidad imperiosa de que los políticos, los ciudadanos y también los periodistas respetemos la presunción de inocencia de todo el mundo, empezando por los propios políticos. Y hemos citados diversos casos de políticos que han sido imputados en casos, fundamentalmente de corrupción, que finalmente han terminado siendo inocentes según dictamen judicial, pero que han visto terminadas sus carreras políticas por la condena mediática y social, en función de delitos que luego se ha demostrado que no cometieron.

La pasada semana se imputó al alcalde de El Ejido, Paco Góngora. Y rápidamente hubo muchos, sobre todo desde la oposición y también desde algún grupo de personajes resentidos, soberbios y ávidos de carnaza y venganza, que pidieron su imputación como alma que lleva el diablo, como si el hecho de que no se produjera ésta fuera sinónimo de hundimiento de los principios básicos de la democracia y el sistema de derechos que nos rige.

Una semana más tarde, nos encontramos con la noticia de que, tras la declaración del alcalde ejidense, el mismo juez que lo imputó, lo ha liberado de tal imputación, en un acto tan natural como fue la propia imputación: el instrumento que los jueces tienen para comenzar el procedimiento contra alguien sospechoso de delito es la imputación, que no significa nada más que el inicio de la investigación y, por supuesto, no implica culpabilidad.

Habrá que ver qué dicen ahora quienes pidieron su dimisión. ¿Les parecerá justo que hubiera dimitido alguien a quien finalmente se ha declarado inocente? ¿Respetarán esta decisión del juez tanto como lo hicieron con la anterior, la de la imputación? ¿Reconocerán que Paco Góngora es inocente en este caso? ¿Se planteará dimitir, ya puesto, alguno de los que pidieron la dimisión de Góngora y, por tanto, lo dieron por culpable antes de que hablara el juez?

Y finalmente, ¿se darán cuenta estos políticos que con estos juicios paralelos y condenas por adelantando lo que hacen es, fundamentalmente, socavar la credibilidad y la confianza ciudadana en la clase política? La respuesta a esto último creemos tenerla; y desgraciadamente es no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>