¿Delincuencia o xenofobia?

José María Sánchez Cañabate · Almería

301215

Vaya por delante que no tengo ni la más remota idea de cuáles fueron los móviles que llevaron al asesinato del senegalés que, a partir del pasado viernes, originó una oleada de disturbios en el municipio de Roquetas de Mar.

No lo sé yo, ni lo sabemos en la redacción de ‘Almería Al Día’ ni tampoco creo que lo sepan la mayoría de quienes han hablado de violencia racista o xenófoba, empezando por los vándalos que salieron a las calles a quemar contenedores, romper lunas de comercios y vehículos y sembrar el pánico y el desorden.

La verdad, siento mucho tener que decir todo esto acerca de unos ciudadanos que están lejos de sus países y en muchos casos de sus familias, que lo están pasando mal muchos de ellos y que no tienen una vida fácil. Pero indudablemente ello no les da derecho a tomarse la justicia por su mano ni a ir por ahí haciendo el bárbaro.

La lamentable muerte de este ciudadano senegalés desató todos estos hechos y, además, abrió la veda para hablar de racismo y xenofobia, sin que nadie se entretuviera primero en investigar bien qué es lo que había pasado.

Ahora, los representantes del Gobierno se inclinan más por un crimen basado en la pura delincuencia que por un acto de racismo. Tampoco creo que se pueda descartar este otro móvil, pero si se llega a confirmar que lo que hubo fue simplemente un asesinato por parte de un ladrón o simplemente de un delincuente, de nuevo todos, desde los tertulianos de a pie de calle hasta los periodistas y determinadas asociaciones, habremos contribuido a manchar el buen nombre de los roqueteros en particular y de los almerienses en general, tildándonos de racistas o, cuando menos, sembrando la duda de si es ésta una tierra xenófoba.

Indudablemente, si este ciudadano senegalés hubiera sido un señor de Burgos, aunque el crimen hubiera presentado los mismos síntomas, a nadie se le habría ocurrido hablar de racismo.

Mucho me temo que tampoco esta vez habremos aprendido la lección de ser un poco más prudentes antes de extender una condena pública a unos hechos que todavía no han sido juzgados, ni tan siquiera investigados.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>