Del Toblerone a la zona verde, pasando por la playa de vías

José María Sánchez Cañabate  · Almería

311213 

Es curiosa, esta ciudad de Almería, en la que el tiempo pasa rápido y las cosas se olvidan casi de forma instantánea.  Casi está aún asentándose el polvo levantado por el desmontaje del Toblerone y parece como si hubiera pasado medio siglo desde que desapareció; o mejor, como si nunca hubiera estado ahí.

Nos suenan casi a blanco y negro aquellas jornadas de polémica más mediática que otra cosa, con no más de un centenar de vecinos de Almería clamando por la destrucción de un bien cultural poco menos que fundamental para la historia, el arte y el atractivo turístico de la ciudad; aquellas protestas de unas pocas decenas de almerienses a las puertas del ayuntamiento portando una pancarta que apenas podían trasladar entre todos, que tuvieron un eco mediático de portada; y aquellos días de concentraciones festivas en protesta por el desmontaje, con monólogos, canciones y alegatos.

Durante aquellos días, algunos se esforzaron en que calara el mensaje de que el Toblerone se retiraba para construir pisos. Y en cierta manera era verdad, aunque no toda la verdad. El Toblerone, tal y como contaron otros, también en esos días, aunque probablemente con diferente calado entre la prensa y el escaso porcentaje de ciudadanía al que le preocupa este tema, es sólo parte de un acuerdo a tres bandas entre sus propietarios, el Ayuntamiento y Adif, que a su vez es propietaria de la denominada ‘playa de vías’, es decir, la zona de vías que antecede a la estación antigua de ferrocarril.

Un acuerdo que supone la ocupación de casi 20.000 metros cuadrados para convertirse en zonas verdes, que forman parte de un acuerdo mucho mayor y que supondrá la creación de una gran zona de expansión para la ciudad.

Ayer, penúltimo día del año, Adif adjudicaba la limpieza de la ‘playa de vías’ a la empresa Comsa. La noticia significa, para la ciudad, que la planificación diseñada para este proyecto, que entre otras cosas elimina el Toblerone, abre una vía de comunicación entre la zona de Carretera de Ronda y Ciudad Jardín y además gana para la ciudad un importante pulmón verde y de esparcimiento sigue su curso y, por tanto, se está respetando lo acordado, pactado y difundido.

La ejecución de esta parte del proyecto se llevará seis meses, con lo cual, es evidente que el nacimiento de esa nueva zona verde y de recreo para la ciudad no va a llegar de hoy para mañana, pero también empieza a ser una evidencia que lo que tanto desde el Ayuntamiento como desde los propietarios de los terrenos de la ‘playa de vías’ y del Toblerone se contaba no eran cuentos chinos para tapar ningún pelotazo urbanístico que, por cierto y por otro lado, parece que poco a poco van pasando a mejor vida y que no están los tiempos para inversiones inmobiliarias más allá de lo razonable.

En definitiva, que para la ciudad es bueno no, buenísimo que haya novedades en este tema, que además del desmontaje del Toblerone se muevan los asuntos en la zona de la ‘playa de vías’ y que poco a poco se avance hasta deshacer ese muro incomunicador que teníamos entre la zona centro y la costera en nuestra ciudad. Queda mucho, pero lo importante es no estar parado. Y del valor cultural y patrimonial del Toblerone hablaremos otro día. U hoy mismo, si los lectores lo desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>