Corrupción, resultados y pataletas electorales

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 250315

Empieza a convertirse en una costumbre el hecho de que quienes no obtienen los resultados que esperaban en unas elecciones, la emprendan a golpes dialécticos contra los responsables del balance final: el pueblo.

He leído, estos días, sobre todo en redes sociales, que en Andalucía somos tontos, que nos gusta que nos roben y que nos timen, que no tenemos cultura democrática, que no sabemos salir de un gobierno monocolor de más de treinta años o incluso que el sistema está corrupto porque muchos ciudadanos votan al PSOE para continuar teniendo su subsidio.

Sinceramente, no me gusta la corrupción. Me horroriza que aquellos a quienes hemos elegido para gestionar nuestro dinero, lo hagan pero barriendo para casa, es decir, metiendo un billete en la cuenta común y tres en la suya propia.

A los corruptos, a los culpables con culpabilidad demostrada, ha de aplicarse todo el rigor de la ley, además del escarnio y la vergüenza pública en su más rígida versión. Sin embargo, ya hemos dicho en varias ocasiones, aquí en Almería Al Día, que estamos en un estado de cosas en el que todo el mundo hace los juicios por su cuenta y condena a imputados y no imputados antes de que hable la Justicia.

En cualquier caso, lo que no podemos hacer es obligar a nadie a que ponga en la balanza sus argumentos para el voto en la proporción que nos guste a cada uno. Es evidente que la corrupción, presunta corrupción o indicios de corrupción no son un argumento de peso a la hora de votar en Andalucía. Tampoco lo fueron en Valencia, en anteriores ocasiones y con diferente partido.

Posiblemente, a mí me gustaría que la ‘mamandurria’ se castigara un poco más en las urnas, aunque he de recordar que no hay aún condenas en firme en casos como los ERE’s o Formación. Pero, de una manera u otra, me guste personalmente lo que me guste, crea lo que crea en cuanto a la salud de un sistema democrático, lo que está por encima de todo eso es la voluntad del pueblo.

La mayoría de los andaluces han considerado que hay argumentos más poderosos que el hecho de que una juez esté investigando el que, por montante económico, sería el mayor caso de corrupción de la democracia española, el de que dos ex presidentes de la Junta hayan tenido que ser aforados para no ser encausados, que haya consejeros, delegados y otros altos cargos de la Junta investigados, encausados e incluso detenidos.

El pueblo ha hablado. Al que ha ganado le corresponde la responsabilidad de gobernar y al que ha perdido, la de mejorar sus planteamientos para convencer a la ciudadanía la próxima vez. Lo demás son, simplemente, ‘pataletas’ electorales que no llevan a ningún sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>