Compra y venta ilegal y la autoridad mirando

Tomás López · Almería

 300115

Mirad, si hay algo que no puedo entender es por qué vivimos en una sociedad en la que el que se gana la vida honradamente, crea valor, crea empleo, se mata a trabajar y construye está absolutamente desamparado permanentemente, paga más impuestos que nadie, está dejado de la mano de Dios y encima, cuando necesita ayuda para resolver un problema en el que le ampara la ley, nunca encuentra apoyos.

Vivimos en un país en el que el empresario es sospechoso de corrupción permanentemente y en el que no hace falta nada para acusar gratuitamente a alguien por el mero hecho de tener una empresa. Pero es más, incluso legalmente es sospechoso, puesto que la palabra de un empleado vale más que la de un empleador ante un tribunal.

Pero a lo que vamos: hoy leo en La Voz que ha habido una operación policial contra la compra y venta de objetos robados en la avenida de la Estación. Para el que no lo sepa, en esa calle hay un comercio que se llama Cash Converter, una buena idea empresarial que se basa en la crisis, puesto que es una tienda en la que vender tus objetos usados y que quienes estén interesados puedan comprarlos luego de segunda mano.

Pues bien, prácticamente desde el minuto uno de la apertura de la tienda, alrededor de ella se ha generado un tráfico ilegal de objetos, llenando la calle de gentes que vendía y compraba en plena calle sin ningún prejuicio, perjudicando gravemente al empresario de esta tienda, que paga sus impuestos; ésos que, si luego un empresario no los paga o los paga en otro país, nos ponemos de los nervios porque no colabora con el bien común.

Pues bien, esa tienda no debe tener menos de cinco años de vida y resulta que… ¡es ahora cuando se desarrolla la operación policial!

Señoras y señores: todo el que ha pasado en estos cinco años por la puerta de Cash Converter sabía lo que estaba pasando. Los vecinos de la zona se han quejado una y mil veces. El empresario no ha dejado de alzar la voz. Y la Policía Local ha estado allí apostada casi permanentemente desde hace años.

Insisto, no entiendo qué es lo que ha pasado ahora para que lo que antes no se podía hacer ahora sí se haya podido. Y no voy a culpar a quienes protagonizaban este negocio, presuntamente ilegal. Ellos estaban intentando ganarse la vida. El problema es que la autoridad competente ha estado cinco años mirando al sol. Lo dicho, ser empresario es muy difícil en este país. Cuando todo el que crea empleo y valor se canse, no sé de dónde va a salir el dinero ni la iniciativa para sustituirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>