Catastro, viviendas, impuestos y duques

Tomás López · Almería

270217

En la misma semana en la que se ha conocido que el ex duque de Palma no irá de momento a prisión por los delitos que ya han sido probados contra él, que la Infanta no ha sido ni condenada porque la pobre no se enteraba de nada de lo que su marido hacía en su nombre, que buena parte de los de las tarjetas black se van a ir casi de rositas y que todo es idílico en este país, leo con estupefacción que el catastro, que es un organismo que depende del Ministerio de Hacienda que tan diestramente dirige el señor Montoro, ha puesto en marcha una serie de drones que persiguen viviendas irregulares en Almería.

Con el fin de entendernos, me voy a explicar un poco mejor: que si tú has construido una piscina de cuatro metros en tu casa, si has ampliado la terraza, si has techado el sitio del jardín donde guardabas un coche, convirtiéndolo en garaje, o has levantado una tapia donde no la había, y no has pedido permiso para hacer todo eso en… ¡TU CASA!…, debes empezar a dormir con un ojo abierto porque los ‘Montoro’s’ Boys van a por ti.

Ah, y vete preparando la cartera, porque si sus magníficos drones te pescan y graban la ‘tropelía’ que has hecho en… ¡TU CASA!…, te van a caer unos cuantos miles de euros de multa.

Lo llaman construcciones irregulares, porque existe no sé qué ley que regula lo que tú puedes y no puedes hacer en… ¡TU CASA!

El amigo Urdangarín, que ha vivido en España como si fuera… ¡SU CASA!…, se ha gastado a manos llenas el dinero de todos en lo que le ha salido de los ‘urdangarines’, pero eso es ‘pecata minuta’. Lo importante es si la señora María le pidió a su marido, el señor Basilio, que le ampliase la despensa porque no tenía sitio para rascarse el sobaco mientras preparaba las gachas con pimentón.

Y luego hay políticos que se preguntan por qué los ciudadanos están también hasta los ‘urdangarines’ de ellos y terminan votando a una panda de populistas interesados, que lo único que quieren es tirar del quítate tú para ponerme yo, pero eso sí, apelando a los más profundos sentimientos y a los cuentos chinos más descarados que se han visto y se verán.

Se han llevado un susto los señores políticos en estas últimas elecciones, pero no parece que hayan escarmentado, no parece que hayan aprendido a estar más con quienes vivimos de nuestro trabajo y de nuestro sudor mientras ellos nos fríen a impuestos y menos de quienes nos meten las manos en los bolsillos.

Al final, el susto nos lo llevaremos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>