Caso Poniente

Tomás López · Almería

210616

Por fin. Ayer, sin que se esperara, saltó la liebre y el Juzgado de Instrucción Número 2 de Almería dio por cerrado el procedimiento instructivo del denominado Caso Poniente. Sólo ha necesitado siete años el Juzgado para acumular la información que ha considerado pertinente para empezar a jugar. Sin ánimo de querer ser duros, se nos viene a la cabeza aquello que si la Justicia es lenta, no es Justicia.

Pero vayamos al tema: en la causa figuran nada menos que 65 procesados, con 185.400 folios de investigación, en 544 tomos, de los cuales 52 son de la pieza principal y 25 de diligencias de la Fiscalía Anticorrupción entre 2007 y 2009.

Ahora, las acusaciones tienen un plazo no superior a dos meses para presentar sus solicitudes de juicio oral. Acusaciones entre las que están el Ayuntamiento de El Ejido, el PP, Izquierda Unida y también la Agencia Tributaria.

Entre los principales encausados, el que fue alcalde de El Ejido, Juan Enciso; su interventor municipal, José Alemán; y empresarios como José Amate, Juan Antonio Galán y Jesús Aragón entre otros, así como los hermanos Lirola, administradores de subcontratas relacionadas con Elsur, todos ellos detenidos en algún momento del proceso.

No cabe duda de que estamos ante el juicio más esperado, más mediático y más morboso en la historia de Almería. A juicio serán sometidos no sólo los encausados, sino también una forma de vida, una manera de entender la gestión municipal que recuerda mucho y muy sospechosamente a lo acontecido hace años en Marbella y, por supuesto, los instigadores y beneficiarios de todo esto.

Una vez comience el juicio, no habrá almeriense que no abra durante esos días un periódico o encienda una radio para seguir puntualmente qué pasa con todo ese procedimiento, qué alegan los acusados, qué nos cuentan los investigadores y los peritos y, en definitiva, cómo se desarrolla un juicio que, sin duda, pasará a la historia y supondrá un antes y un después.

Por fortuna, hoy en día en El Ejido, casi una década después de todo aquello, la vida ha vuelto a la absoluta normalidad; una normalidad que se verá interrumpida por este juicio, pero que el municipio ha sido capaz de recobrar, después de que, según el propio procedimiento, las arcas de su ayuntamiento hubieran sido saqueadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>