Carnaval en Almería y otras fiestas para el almeriensismo

José María Sánchez Cañabate  · Almería

 200214

Somos, los almerienses, un pueblo crítico con nosotros mismos. Durante décadas, siglos, se nos ha acusado y nos hemos auto-acusado de ser demasiado complacientes con el trato recibido por ‘lo externo’.  Siempre hemos dicho de nosotros mismos que hemos sido maltratados en cuanto a las comunicaciones, las infraestructuras y las inversiones porque nos quejamos poco, porque no reclamamos con la fuerza con la que lo hacen otros. Y puede que sea verdad.

Pero con nosotros somos muy autocríticos. Lo somos en muchos aspectos, por ejemplo, a la hora de enjuiciar lo que se hace y lo que no se hace en Almería. Hace unos meses, vivimos un ‘gran debate’ sobre Halloween, ya saben, esa fiesta americana importada a España (y a Europa, ojo) que saca a la gente a la calle con disfraces y que, en Almería, se aprovecha para hacer la ‘Noche en Negro’, una noche de tiendas abiertas hasta tarde, en la que se potencia el consumo, que tanta falta hace.

Un debate parecido, aunque ha ido perdiendo fuerza, es el que se tiene con otras festividades o celebraciones a las que los almerienses acusamos de ser importadas, copiadas de aquellos lugares donde son típicas. Se habla de que nuestra Feria es una copia de la sevillana (aunque hay quien la ve más bien malagueña), que las Cruces de Mayo las hemos traído de Granada, que la Semana Santa es también una réplica de la sevillana y ahora toca el Carnaval, obviamente, una imitación, para algunos, de lo que se hace en Cádiz.

Y la pregunta ante tanta acusación es, ¿y qué? ¿Qué hay de malo en copiar lo que se hace bien? ¿Qué problemas tienen quienes ven en nuestra Semana Santa, Carnaval, Feria o Cruces de Mayo una serie de réplicas de fiestas que se celebran en otros lugares? Y sobre todo, ¿por qué a la gente le molesta tanto que se hagan cosas, aunque ellos no participen de las mismas?

A algunos almerienses les molesta la Semana Santa, la Navidad, los eventos deportivos tanto en la calle como en recintos propios, el Carnaval, Halloween, las noches en blanco, en negro y en cualquier otro color, la Feria y todo lo que suponga que se hagan cosas.

Deben ignorar que, con ese tipo de eventos y celebraciones, se mueve a la gente, se mueve el dinero, se incentiva el consumo y se activa la economía, por ejemplo. Y que cuando el dinero se mueve en el pequeño comercio, los comerciantes terminan comprando en los grandes comercios y pagando impuestos, luego los beneficiados somos todos.

Y todo ello además de un detalle que no es leve: la gente, o alguna gente, bastante quizás, se divierte, que es algo muy importante, teniendo en cuenta el ratillo corto que vamos a estar en pie sobre esta tierra.

Leave a comment

1 Comment

  1. Carnaval en Almería y otras fiestas para...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>