Cala San Pedro: ¿Qué es delito, compactar el camino o tener el paraje hecho una pocilga?

José María Sánchez Cañabate · Almería

 231014

Estamos un poco monotemáticos esta semana, pero qué le vamos a hacer. Ayer, mi compañero Tomás hablaba de la denuncia de una eurodiputada de Izquierda Unida (o Plural) por Castellón, que no tenía cosa mejor en qué fijarse y en qué dedicar los dineros públicos que en seguir pidiendo dureza contra El Algarrobico, sin esperar ni respetar la decisión de la justicia. Y hoy nos toca la Cala San Pedro.

No sé si habrás estado en Cala San Pedro, pero a quienes hemos estado nos embarga una sensación que mezcla el anonadamiento por ver la extraordinaria belleza natural que allí se da con la indignación por cómo está de sucio y descuidado el paraje, merced a las milongas ecologistas, a la protección contra todo menos contra la marranería y por la acción de cuatro guarros que se dedican a dejarlo todo hecho un asco, con grave riesgo para la salud del ser humano.

Ahora resulta que la juez encargada de dilucidar una denuncia, de quién si no los ecologistas, contra el propietario del Castillo de San Pedro, por haber compactado el camino y retirado las piedras que dificultaban el tránsito en él, ha decidido archivar el caso. Vamos, que le ha dicho a los ecologistas que, efectivamente, compactar el camino y quitar las piedras de un camino que ya existe no es un delito ecológico ni nada que se le parezca. Los ecologistas, fieles a su estilo, han dicho que seguirán dando la matraca, con su ‘cansinez’ habitual y su poco respeto por la justicia, salvo cuando ésta les da la razón.

Yo creo que ya va siendo hora de que alguien hable claro al respecto: lo que hay en la Cala San Pedro es una banda de ecologistas y hipies que son muy respetables, salvo cuando deciden dejarlo todo hecho un asco, estar todo el día defecando y orinando en mitad de un terreno que es público, o sea, de todos, sembrando de todo tipo de plagas el terreno y provocando problemas y graves riesgos de salud pública.

Y lo peor, lo peor es que se han creído que aquello es suyo y, por tanto, se niegan a que se haga lo que se tiene que hacer, es decir, abrir un camino transitable por vehículos para que la gente normal y corriente, la que orina y defeca en el wáter de su casa, que trabaja y cotiza a la Seguridad Social y que está socializada, vayan a la playa a disfrutar de ese paraíso natural. Porque claro, en el momento que aquella cala se abra al público de verdad y todo el mundo pueda ir, esta gente la abandonará, porque lo que quieren es disfrutar de un paraíso como si fuera su propiedad privada.

Repito, va siendo hora de que alguien hable claro, de que las autoridades y administraciones se mojen en este tema y dejen de mirar para otro lado y de que alguien les demuestre a estros señores que lo que hacen ellos no es amor por la naturaleza sino destrozarla a base de cochinadas. Que ya está bien, hombre.

Leave a comment

4 Comments

  1. Rodrigo

     /  16 noviembre, 2014

    Como persona asidua a visitar “Cala San Pedro” Me gustaría replicar al señor periodista (J.M Sanchez) que como dice su artículo, ha visitado el lugar de una “extraordinaria belleza natural”. Se habrá dado cuenta que gran parte del trabajo para que el lugar esté verde y bonito, que la fuente sea accesible, que tenga camino y letrinas es gracias a la acción del hombre. Como usted se habrá fijado aquello es un secarral. Durante mas de veinte años mucha gente ha vivido en esa cala. Lo que no sabe usted señor mío, es que a los que usted llama “hippies ecologistas” (que ni una cosa ni la otra) se pasan el mes de septiembre y el resto del año dejando la playa como los chorros del oro. Sacan toneladas de basura que generan la gente de bien como usted dice. Esa el la gente que caga donde le parece, ya que no puede plantar sus posaderas en una letrina (que asco por favor) Esos que pagan sus impuestos y tienen un trabajo “de verdad”. Lleguen en barcas, (negocio feo y un robo) y cuando que abra el camino hasta la cala, lo único que va a generar es más basura. Le recomiendo que en estos días, ya entraditos en invierno, se de un paseo por San Pedro. Vea como esta de cuidado y por lo menos hable con la gente que vive en el lugar. Se dará cuenta de muchas cosas. No quiero entrar en si es legal, ilegal o si la abuela fuma, pero si le puedo decir que la gente que vive en la cala respeta mucho más la naturaleza que cualquiera de los queridos contribuyentes. Un saludo. Rodrigo.

    Responder
  2. eme

     /  16 noviembre, 2014

    ¿Y no se ha planteado usted que tal vez los que lo dejan todo hecho un asco son precisamente aquellos que usted llama normales? Llevo muchos años visitando San Pedro y la basura y guarrería que allí se acumula es directamente proporcional al número de visitantes que recibe. Actualmente el acceso es muy sencillo y esto no hace sino empeorar las cosas. Cuando no había barcas cada dos por tres o un camino transitable en coche casi hasta el final, la cosa era diferente.
    En cuanto a la gente que vive allí, sólo decirle que yo he podido presenciar cómo esos hippies (como usted les llama), al final de verano, se dedican a limpiar la mierda que dejan los demás.
    Contestando a su pregunta, yo sí he estado en San Pedro lo suficiente como para poder hablar sobre el tema, ¿y usted?. Me da la impresión de que sólo ha ido para poder escribir este artículo y seguro que en pleno verano, cuando casualmente más gente de fuera hay y sin haber cruzado una palabra con los que allí viven…¿me equivoco mucho?
    Digo lo mismo que usted; YA ESTÁ BIEN HOMBRE, pero de criticar sin saber.

    Responder
  3. Normal y corriente

     /  16 noviembre, 2014

    Me llama la atención varias cosas de tu artículo, no soy ni un hippie, ni un nómada, ni un ecologista y no estoy de acuerdo con nada de lo que dices. Yo personalmente estuve allí en Agosto y si, me quedé anonadado por ver la extraordinaria belleza natural que allí se da y que ya había visto antes, pero no lo vi, ni sucio, ni descuidado el paraje(como usted asegura) ya que parte de esa extraordinaria belleza es gracias a las personas que usted califica como guarros, “que cuando les da por orinar y cagar todo el día” lo dejan todo….lo que tendría que hacer, es alejar su culo burgués de allí no vaya a ser que le de un apretón y se trague sus palabras de mierda.

    Es hora de que alguien hable claro y la gente como usted que se empeña en destrozar los pocos parajes naturales que quedan, coja un camino transitable, se monte en su coche y se vaya a tomar por culo. Que ya está bien, hombre.

    Firmado, Normal y corriente.

    Responder
  4. eme

     /  19 noviembre, 2014

    Hola, me gustaría saber dónde está el comentario que puse hace unos días y que según ponía estaba bajo revisión ¿No les ha gustado lo que ponía?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>