Bipartidismo almeriense y las mociones de censura

Tomás López · Almería

221215

Es la conclusión a la que llegan muchos, tras las elecciones de anteayer: “el bipartidismo ha muerto”, aunque los dos partidos que lo formaban son los mayoritarios en España, en la mayoría de las comunidades y provincias y también en Almería.

Posiblemente, lo que ha dejado de ser tendencia dominante, aunque quizás sea un poco pronto para precipitar la muerte de algo, es el hecho de que haya dos partidos que puedan gobernar sin apoyos. Eso, hoy por hoy, ya no es posible y no se antoja que demasiado pronto vaya a cambiar.

Pero tampoco es cierto que esto sea una consecuencia de las elecciones del pasado domingo. De hecho, en las anteriores municipales, ya vimos bastantes ejemplos de situaciones en las que esta realidad había cambiado. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Almería, donde al PP no le valen sus concejales para gobernar y lo tiene que hacer “de prestado” con la abstención de Ciudadanos. Una abstención que, por cierto, ahora tiene en vilo a todos los partidos de consistorio acerca de su continuidad, puesto que cualquier alteración en la misma podría modificar radicalmente la configuración e incluso el gobierno.

Pero no es el único. El día después del 20-D y de las elecciones ha sido el elegido en el Ayuntamiento de La Mojonera para que PP y el concejal del PSOE, que ya va a dejar de serlo porque lo van a echar, planteen una moción de censura al gobierno del partido local independiente, tras apenas medio año de gobierno.

No parece que sea una casualidad lo de la fecha, pero lo cierto es que lo que hace seis meses era un flamante gobierno de los ciudadanos, que no es lo mismo que Ciudadanos, ahora es un vuelco gracias a un socialista que se ha salido de la línea marcada por su partido, para dar el gobierno al rival de siempre, el PP, que de esta manera volvería a colocar como alcalde, con minoría pero apoyado por un edil de otra formación, que ahora todo indica que será independiente, a Pepe Cara, que ya había sido primer edil en las anteriores legislaturas.

Es lo que toca ahora. Las elecciones ya no se van a ganar ni a perder el día de las votaciones. Hasta que no lleguen las sesiones de investidura no se sabrá a ciencia cierta quién va a ejercer labores de gobierno e incluso, una vez que se hayan consumado las tomas de posesión, habrá que seguir trabajando, negociando y cediendo para no sufrir cambios tan inesperados como radicales, como los vividos en La Mojonera esta semana que, de todas formas, todavía están por confirmarse en la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>