Ayuntamiento y Junta… ¡se hablan!

José María Sánchez Cañabate  · Almería

 270116

Sí amigos, en mitad del mes del diálogo y el no diálogo, en medio de la gran discusión sobre si es posible que los políticos y sus partidos se entiendan y se pongan de acuerdo, ayer asistíamos a una reunión entre el alcalde de Almería y la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Almería, Ramón Fernández Pacheco y Gracia Fernández.

¿Qué dónde está la noticia? Pues la verdad es que no debería serlo, pero la realidad es que es noticia y gorda que ambos dirigentes, los máximos de Ayuntamiento y Junta en Almería, se sienten cara a cara, en sillones contiguos.

Es algo poco habitual, sencillamente porque desde hace doce años, en ambas instituciones gobiernan partidos diferentes. Es obvio que si ambas organizaciones estuvieran encabezadas por el mismo partido político, estas reuniones serían mucho más habituales, constantes y operativas, con el consiguiente beneficio para la ciudad, la provincia y la ciudadanía.

La Alcazaba, por ejemplo, ha centrado de manera importante la reunión y, al parecer, ambas instituciones acordaron empezar a dar pasos para mejorar la situación del monumento, como por ejemplo, abrir un foro de participación social que no será un Patronato ni tendrá fondos propios. Por algo se empieza.

El alcalde ha manifestado a la conclusión de la reunión que no tiene especial interés en reunirse con la presidenta de la Junta de Andalucía, en alusión a las demandas que el consistorio ha hecho públicamente en varias ocasiones por el desinterés de la presidenta andaluza de recibir al primer edil almeriense. Fuera de ese pequeño momento de tensión, se les ha visto sueltos, tranquilos, relajados; incluso han atendido conjuntamente a los medios, que siempre es una buena prueba de cordialidad, porque si en el interior de la reunión se han llevado bien, no hay razón para no comparecer ante los medios conjuntamente.

El propio alcalde agradecía la buena predisposición de la representante autonómica; y eso también ha sido noticia. No debería, porque este tipo de encuentros institucionales no sólo deberían ser obligatorios sino que ambas partes deberían entender que, a través de ellos, están sirviendo a los ciudadanos a los que se deben.

Pero no es así, por desgracia, y por ello se resiente el ciudadano de a pie; por esa falta de capacidad para que políticos de diferente signo se entiendan como deben entenderse.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>