Almería, vía cruceros

José María Sánchez Cañabate · Almería

 181114

El Puerto de Almería ha acogido la llegada de más de 1.200 cruceristas a bordo del barco Massdam y espera, para mañana, la llegada del Wind Surf, con otros 350 en sus camarotes. Al margen de los nombres británicos más o menos afortunados, esto supone más de 1.500 turistas llegados a Almería en la misma semana.

Cuanto antes nos convenzamos los almerienses que el futuro de nuestra ciudad y provincia pasa en buena parte por el desarrollo turístico que seamos capaces de darle a nuestra tierra, seguramente antes se alcanzará un impulso económico más o menos satisfactorio. Que en Almería se puede encontrar más o menos de todo a precios más que razonables y a una distancia más que asequible es algo que sabemos muy bien los almerienses y cada día más personas que no han tenido la suerte de conocer esta tierra.

Sin embargo, es razonable pensar que hay bastantes más seres humanos que no tienen ni idea de lo que se están perdiendo con su ignorancia sobre Almería que quienes sí conocen este pequeño paraíso al borde del Mediterráneo. Por tanto, cualquier fórmula de incentivar la visita a nuestra ‘casa’ es válida, pero lo es especialmente si se trata de situar nuestro punto del mapa entre las rutas de los cruceros que cada día surcan el Mediterráneo prácticamente desde marzo hasta noviembre.

La visita de un crucero supone unos cuantos cientos de turistas que se bajan de un barco y que tienen que aprovechar una jornada para ver todo lo que puedan conocer todo lo que puedan, comprar todo lo que puedan y consumir todo los que les dé tiempo. Es decir, la llegada del ‘turista perfecto’.

Es verdad que hay lugares en la costa española que parecen más propicias que Almería para convertirse en paso obligado para cruceros, como la turística Málaga, la cosmopolita Barcelona o la modernizada Valencia. Sin embargo, hay otros destinos que nos dan mil vueltas en cuanto a la llegada de cruceros, cuando tienen bastante menos que ofrecer que el nuestro, véase Cartagena, que registra la llegada de estos barcos turísticos prácticamente todas las semanas, a pesar de que sus recursos turísticos no alcanzan ni a la suela del zapato de nuestra Almería.

Con una Alcazaba que pasa por ser el segundo recinto amurallado árabe más grande de Europa, museos como el de la Guitarra o el del Cine, los Refugios de la Guerra Civil más grandes de Europa y a tiro de piedra el Parque Natural Cabo de Gata Níjar, el que nos supere en número de cruceristas a la semana un destino como Cartagena simplemente se debe a que las empresas que desarrollan los programas no han entendido por qué han de volcarse más con Almería.

Ah, y un factor más que también es determinante: Cartagena vive para los cruceros, se vuelca con ellos, hasta el punto de que las tiendas abren en festivo si llega un crucero. ¿Estamos los almerienses dispuestos a hacerlo también?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>