Almería 2005

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 220615

Pasado mañana se celebra el décimo aniversario de los Juegos Mediterráneos de Almería 2005, sin duda el evento más importante que ha acogido Almería, con protagonismo propio y exclusivo, en toda su historia moderna. Durante diez días, nuestra provincia fue la capital del deporte en ambas orillas del Mediterráneo y además los almerienses vivimos un período sumidos en un ambiente de convulsión y efervescencia que posiblemente no se vaya a repetir nunca.

Han pasado diez años y la gran pregunta es ¿qué ha quedado de todo aquello? Y la realidad, al menos la que yo percibo, es que han quedado luces y sombras. De los Juegos se esperaba que transformaran el tejido deportivo, social, económico e infraestructural de la provincia, así como que pusieran a Almería en el mapa, al menos del Mediterráneo.

Pasados esos diez años, no podemos decir que, en este último aspecto, Almería sea un destino turístico más conocido en nuestro entorno próximo gracias a los Juegos. Nuestro turismo ha crecido, es cierto, pero más por la ambición inversora de la iniciativa privada y por la labor promocional de algunas instituciones, encabezadas por la Junta de Andalucía y sobre todo la Diputación, que por los propios Juegos.

Los Juegos se dejaron pasar sin actuar promocional y turísticamente en todos esos países que llegaron hasta aquí para competir. Es más, si la promoción interna de los Juegos, ésa que llevó a que todos los recintos deportivos, incluso los de modalidades deportiva de nula tradición o tirón, estuvieran absolutamente llenos de almerienses, la realidad es que la llegada de ‘turistas deportivos’ a la provincia fue muy escasa y la difusión y promoción de los Juegos fuera de las fronteras españolas casi nula.

Es más, teniendo en cuenta que se trataba, en aquél entonces, de la segunda competición polideportiva más importante que se podía celebrar en España, tras unos Juegos Olímpicos, el seguimiento de los medios de comunicación españoles y extranjeros fue, digamos, discreto: apenas programas especiales, apenas retransmisiones en directo, apenas monográficos al estilo del de los propios Juegos Olímpicos, … Y todo ello en un momento en que se vivía intensamente el ‘boom’ de las televisiones temáticas y en el que la crisis aún no había llegado a nuestro país.

En el plano infraestructural, tan sólo podemos estar satisfechos con lo dejado por los Juegos en el ámbito deportivo. Ni soñando, de no haber sido por los Juegos, podíamos pensar en las instalaciones deportivas dejadas sobre todo en la capital (Estadio y Palacio Mediterráneo, Moisés Ruiz y otras instalaciones construidas o remodeladas), pero también en El Ejido, Vícar y Roquetas. Más discutible son, por ejemplo, el Canal de Remo de Cuevas, hoy no utilizado y que fue una de las inversiones más costosas; o el Campo de Tiro de Gádor, también una gran inversión para la rentabilidad que ha tenido posteriormente.

Sin embargo, en el resto de infraestructuras, los Juegos no significaron apenas aportación para la provincia, dejando como estaban los grandes temas pendientes… que aún siguen así hoy por hoy.

Pero con ser todo esto importante, para mí lo más importante es que lo único que nos hace recordar los Juegos a los almerienses en nuestro día a día es el nombre del Estadio y del Palacio. Nada ha quedado tras el evento: no hay competiciones conmemorativas, no hay infraestructuras no deportivas, existe un pequeño, aislado y casi oculto museo de Almería 2005 de cuya existencia casi nadie sabe nada y, por supuesto, no hay una cultura que haya quedad tras los Juegos.

Sin duda, si tuviéramos que volver a elegir si ser sede de unos Juegos como aquellos, no creo que haya ni un solo almeriense que no quisiera; es más, si hubiera que repetir todo tal y como se hizo, también la respuesta sería sí. Aunque la realidad es que Almería se ha quedado con la sensación de que aquello pudo aprovecharse bastante más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>