Algarrobico legal

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 010814

Hoy sí toca. Un día después de que se conociera la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía considera legal la licencia del Hotel del Algarrobico, ya sí vamos a evaluar y analizar la noticia en sí y las repercusiones y reacciones que ha originado. Porque la noticia en sí no tiene mucho más recorrido: el tribunal ha hablado y además ha ratificado lo que la lógica parecía indicar: que la licencia se otorgó en su día con todas las de la ley, cumpliendo todas las normativas, incluidas las autonómicas, y que aquí la gran desgracia es que la burocracia exagerada e insoportable nos ha llevado a tener un montón de escombros acumulados en pleno Parque Natural durante años, donde debía haber un bello alojamiento y una imprescindible estructura hostelera. Nos llama la atención la reacción de la Junta de Andalucía, más por la parte del PSOE que por la de Izquierda Unida. La coalición de izquierdas, al fin y al cabo, no ha hecho sino ratificar una vez más su manera de ver la política y la gestión, basada en el país de las maravillas y sin tener en cuenta que miles de familias sufren las consecuencias de una crisis económica de la que hay que salir creando valor; y que esa creación de valor es perfectamente compatible con la protección del medio natural. Del PSOE nos extraña la ausencia de un patrón claro de decisión, puesto que donde hoy se anuncian medidas en contra de la decisión del Tribunal, en otros momentos había cierta tolerancia con el propio hotel. Y el PP, que en algunos momentos tampoco lo tuvo muy claro, parece haber adoptado definitivamente la senda de la lógica en este caso, es decir, que siempre será mejor abrir allí un hotel, aprovechar lo hecho, dar trabajo, fomentar el turismo e incluso usar todo este embrollo para demostrar que turismo y sostenibilidad son perfectamente compatibles, que invertir una millonada que no tenemos (los ciudadanos, el Estado) en tirar lo que ya está construido, total, para nada, puesto que el lugar jamás volverá a quedar como estaba. Pero de todo, nos quedamos con unas declaraciones de don Diego Valderas, vicepresidente de la Junta y miembro de Izquierda Unida, en la que califica de punto negro en el litoral mediterráneo este Hotel del Algarrobico. Y nos preguntamos, don Diego, ¿por qué punto negro? ¿Es más punto negro que cualquiera de las edificaciones que lucen orgullosos en Cádiz, en Málaga, en Huelva o en Granada, a la misma distancia de la Costa y con las mismas circunstancias? ¿Por qué allí sí y aquí no? Por cierto, de los ecologistas, mejor no comentar nada. Siguen en su línea de que si los tribunales les dan la razón son maravillosos y sino son corruptos, “putrefactos” (hemos leído esa palabra) y hay que denunciarlos ante los propios tribunales. Vamos, que se comenta por sí solo. En fin, que vivimos un gran día a causa de una gran noticia, aunque esto no es definitivo y todavía queda mucho camino hasta que un día, un buen día, se puedan abrir las puertas de un hotel que debería estar abierto hace mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>