Alcazaba, Casco Histórico y Barrio Alto

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 040117

El Ayuntamiento de Almería aprobó ayer el presupuesto 2017 de su Gerencia de Urbanismo. Un presupuesto que se ha cifrado en 11.428.098,32 euros, casi once millones y medio de euros para un año en el que el consistorio ha fijado, urbanísticamente, sus principales objetivos en el Casco Histórico, el entorno de la Alcazaba y el Barrio Alto, así como La Juaida.

El presupuesto ha crecido en un 34,91%, lo cual supone un estallido realmente notable, que hace albergar esperanzas de que 2017 sea un año decisivo para la mejora de cuestiones que están por resolver en la ciudad de Almería, no ahora, sino desde hace décadas.

Almería tiene un tesoro espectacular en su casco histórico; pero sobre todo tiene la necesidad imperiosa de revitalizarlo, no sólo porque está muerto, sino porque lo necesita. La ciudad necesita a su casco histórico, sino quiere convertirse en una superposición de centros comerciales ubicados en su periferia, es decir, en una ciudad muerta, fantasma.

Y para ello las inversiones son importantes, pero no lo es menos la filosofía de dinamización. El casco histórico está muerto porque casi nadie vive en él, porque la gente joven no encuentra atractivos para trasladar a él su residencia; pero también porque los negocios no tienen ningún tipo de incentivo para implantarse en él. Si acaso, lo que tienen son trabas, especialmente si se trata de negocios de hostelería. Y ahora incluso más amenazas, con mapas de ruido y otras historietas similares que parecen aproximarse.

Y dentro de ese casco histórico, tiene una joya muy especial que es la Alcazaba, que sigue sin arrancar a pesar de los buenos propósitos de unos y otros. El entorno de la Alcazaba, por responsabilidad de unos y otros, es una pocilga en buena parte de él. Los alrededores del Cerro de San Cristóbal son un nido de puntos de venta de droga bloques y casas de ámbito marginal, suciedad por doquier, falta de vigilancia y podredumbre y miseria, lo cual es doloroso en sí, pero lo es aún más si tenemos en cuenta que estamos hablando de una zona que está a poco menos de 500 metros de la Puerta de Purchena o de la Plaza Vieja, o sea, del mismo centro de la ciudad.

Tampoco en el Barrio Alto, en el que sí se ha invertido mucho más en las últimas décadas, andan huérfanos de zonas deprimidas y miserables.

Por todo ello, si el actual Ayuntamiento ha apostado por estas zonas absolutamente cruciales de la ciudad, habrá que darle un fuerte aplauso porque, por fin, alguien se habrá dado cuenta de que Almería necesita mucha inversión en determinadas zonas. Eso sí, si esas inversiones no van acompañadas por una política de dinamización, apertura y apoyo al comercio y a la vuelta a la vida y a la vivienda en ellas, seguramente que lo que se hará será tirar el dinero. Esperamos, sin duda, que no será así.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>