Ahora Almería: el poder en manos de desconocidos

Tomás López · Almería

 260315

Es el nombre propio pero común con el que quieren concurrir a las elecciones municipales las diferentes agrupaciones locales de ‘Ganemos’, a su vez, la marca municipalista de Podemos. El objetivo es tener un partido común en la provincia y no partidos sueltos e independientes en cada localidad, para así poder sumar sus votos en el recuento de cara a la Diputación.

La idea es buena, conveniente para sus intereses y justa de cara a que todos los partidos concurran con las mismas oportunidades en la carrera por la institución provincial. Así pues, en eso, nada que decir.

Lo que sí nos sigue pareciendo rocambolesco es que este tipo de formaciones tengan el seguimiento que apuntan las encuestas y que luego se confirma en comicios como los del pasado domingo en Andalucía.

Viendo la fotografía que ilustra a esta publicación, vemos a no mucho más de 30 personas reunidas en lo que ellos denominan ‘asamblea’. Personas desconocidas en su mayoría desconocidas para el gran público, cuyos méritos ignoramos la mayoría, con una capacidad de gestión que nos es absolutamente ajena y en los cuales hay muchas personas que están dispuestas a confiar el mando y la administración de nuestras instituciones.

Sinceramente, creo que el peor mal que ha arrastrado esta crisis de descrédito de la política es la pérdida del valor real de las instituciones, la ignorancia generalizada acerca de la importancia que tiene el gobierno de una administración.

En Almería Al Día, seguimos aspirando a que las instituciones públicas estén gobernadas por los mejores. Es cierto que ahora mismo estamos muy lejos de ello, puesto que los grandes talentos de la gestión están en la empresa privada, principalmente porque allí cobran más y son insultados y presionados menos en el plano de la opinión pública.

Sin embargo, esto es lo que tenemos, puede que ‘lo malo conocido’. Pero, ¿y lo bueno por conocer? ¿Y tener como alcalde, como concejal, como consejero o como ministro a un señor cuyos méritos no conocemos, sin experiencia ninguna en la gestión pública y en la mayoría de los casos tampoco en la privada y cuyas intenciones son, en buena parte, una incógnita?

La falta de espíritu participativo de los españoles hace aún más acuciante y preocupante este problema. Si fuéramos capaces de involucrarnos en estos movimientos ciudadanos, conocerlos a fondo, participar en la elección de los mejores y saber muy bien sus postulados políticos, filosóficos y personales, podría incluso ser una buena idea, dependiendo de cuáles fueran esos postulados.

Pero la realidad es que en la asamblea de Ganemos que sale en la foto hay menos de medio centenar de personas y que, indudablemente, esta formación va a sacar muchos más votos. ¿Con qué argumentos van a emitir esos votos quienes lo hagan? ¿Con el de la pataleta? Lo dicho, se ha perdido la consciencia sobre la importancia del hecho del voto y mucho me temo que hay mucha gente que está votando con su cabreo o con su indiferencia en lugar de con la cabeza. Y las consecuencias pueden ser nefastas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>