Agricultura limpia

José María Sánchez Cañabate · Almería

301015

Leo ayer en la prensa que el vicepresidente de la Diputación de Almería ha manifestado, en Fruit Attraction, que nuestra obligación es vender que tenemos la agricultura más limpia del mundo.

No le falta razón a Javier Aureliano García, puesto que Almería lleva décadas produciendo hortalizas para todos los países de Europa y siempre los resultados en seguridad alimentaria han sido impecables. Incluso lo han sido cuando ha habido bocazas y metepatas que han dicho lo contrario, a los que el tiempo les ha quitado la razón, las mentiras les han quitado el prestigio y ahora los tribunales deberían quitarles el dinero.

Pero para conseguir una imagen de limpieza no sólo hace falta limpieza, sino que también es necesario comunicar e invertir en comunicación y en promoción. Y eso es algo que en Almería no se ha hecho en absoluto durante mucho tiempo y se está haciendo poco de un tiempo a esta parte.

Europa nos quiere, pero no lo reconoce abiertamente. Los europeos necesitan imperiosamente nuestros productos, sobre todo en los meses de más frío, pero luego siempre hay quien está dispuesto a poner en duda la calidad de los mismos e incluso la seguridad de consumir frutas y hortalizas almerienses.

Así es que no nos queda más remedio que demostrarlo, lo cual por otro lado cumple la vieja teoría de la mujer del César. Como dice el vicepresidente de la Diputación, hemos de ‘venderlo’, de trasladarlo fuera, de comunicarlo con toda la intensidad de la que seamos capaces. Hemos de contar al mundo cómo se produce en Almería, cómo se investiga y se innova y de qué manera se logran productos con una seguridad espectacular.

De nada sirve decírnoslo a nosotros mismos, darnos golpes en el pecho cuando nos reunimos en ferias y muestras. Es triste decirlo, quizás, pero mantener una imagen cuesta mucho dinero. Un dinero que no se está invirtiendo y, ojo, sí están invirtiendo otros países que están muy por debajo de nuestro estatus en cuanto a calidad y seguridad alimentaria.

La realidad es que el mundo agrícola va por detrás de Almería en casi todo y, en cambio, son otros los que se cuelgan las medallas y los que reciben las alabanzas de los operadores internacionales. Trabajar en todo eso, como decía Javier Aureliano, es trabajar en nuestro futuro. Y, además, es obligatorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>