Agricultura: Almería tiene un problema… con el clima

José María Sánchez Cañabate · Almería

 180416

Lo refleja Antonio Fernández en un reportaje de La Voz ayer; pero lo lleva diciendo todo el sector desde hace ya tiempo. Aquello del cambio climático nos afecta, afecta a nuestra agricultura y, por tanto, a nuestra economía y con ello a todos nosotros.

El clima, que sin duda ha sido siempre un factor decisivo para el milagro de la economía almeriense a través de la agricultura, para el florecimiento de nuestra huerta de Europa, ésa que ha sido capaz durante décadas, de casi monopolizar la venta de hortalizas durante los meses de más frío del año.

Pues ese mismo clima, ahora, se nos vuelve en contra. Y no porque no sigamos teniendo el calor necesario para producir cuando en los demás sitios hace frío, como ha sido hasta ahora; sino básicamente porque en muchos otros sitios del continente también tienen también condiciones climáticas para producir: en marzo, en noviembre e incluso en enero y febrero.

Ya no estamos solos, ni mucho menos. En Holanda por supuesto, extendiendo su calendario de producción a todos los meses, pero también en Italia, en Polonia, en Francia o en Bélgica se cultiva muchísimo producto durante esos meses, por no hablar de la apertura de fronteras casi sin condiciones para países extracomunitarios, como sobre todo Marruecos o Turquía.

Estamos fastidiados, por así decirlo; tenemos un problema importante, primero porque poco a poco estamos perdiendo una de las ventajas competitivas más importantes que hemos tenido siempre, ésta del clima; pero además porque ello se está traduciendo en una súper producción, en un exceso de oferta que está ‘quemando’ los precios y está haciendo imposible el negocio de la agricultura.

Poco a poco, ese aumento de la cantidad de productos agrícolas que hay en los mercados europeos, que además coincide con la disminución de la demanda porque se han cerrado mercados como sobre todo el ruso, que era primordial y básico, está provocando una bajada de precios y de rentabilidad que, de no arreglarse, va a poner en serio peligro el negocio agrícola.

Y amigos, si se tambalea el negocio agrícola, no cabe la menor duda de que se llevará por delante a la agricultura almeriense y andaluza, lo cual será un grave problema para la española.

No cabe duda de que la solución no puede ser la modificación del clima, puesto que ello no está en nuestra mano; pero es igualmente evidente que nuestra agricultura necesita que nuestros representantes institucionales se pongan a trabajar en serio para orquestar medidas que ayuden a paliar este grave contratiempo natural, abordando otros problemas que también están afectando a nuestro sector primario.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>